Antiguamente el diagnóstico médico se realizaba a través del interrogatorio al paciente, por la palpación o la auscultación al mismo. A partir de 1895 se empezó a hacer a través de las radiografías, y hoy en día los profesionales de la radiología pueden hacer un diagnóstico clínico más preciso simplemente observando una imagen digital.

Lejos han quedado los soportes de las placas radiográficas, el papel fotográfico y los CD’s para diagnosticar los resultados de los pacientes. La última innovación tecnológica que facilita el trabajo de los radiólogos es la digitalización de la imagen, a través del estándar DICOM (Digital Imaging and Communication in Medicine) reconocido mundialmente y pensado para la digitalización, visualización, almacenamiento, impresión e intercambio de pruebas médicas.

Actualmente, los centros de radiología y hospitales trabajan con imagen digital, a través del uso de plataformas como la que ofrece Actualpacs, Secure Cloud, la cual permite el archivado y gestión de las imágenes médicas y el acceso a los informes de forma más sencilla y rápida.

Mucho tiene que ver en esta digitalización el sistema RIS (Radiology Information System), que permite organizar, planificar y optimizar los servicios de diagnóstico desde la citación del paciente hasta la emisión de los resultados. Asimismo, este sistema está asociado a PACS (Picture Archiving and Communication System), el sistema que permite el almacenamiento digital, transmisión y descarga de imágenes radiológicas.

El uso de esta tecnología, que está cambiando la dinámica de trabajo del sistema sanitario, aporta las siguientes ventajas tanto para los profesionales radiológicos como para sus pacientes:

  • Aumento de la productividad del radiólogo y de la clínica.
  • Mejora la accesibilidad a las imágenes y éstas disponen de mayor calidad.
  • Reduce la realización de pruebas innecesarias y los tiempos de espera para el paciente.
  • Tanto los radiólogos como los pacientes pueden acceder a los estudios e informes desde cualquier lugar, sólo con la conexión a Internet mediante dispositivos electrónicos.

Disponer de un servicio de archivado de imágenes médicas en la nube como Secure Cloud, no sólo supone un ahorro significativo para el sector sanitario y un aumento de la productividad, sino que representa la clave del futuro de la radiología.

Guardar