El cáncer de riñón, conocido también como adenocarcinoma o carcinoma de células renales, hipernefroma o cáncer renal, es dos veces más frecuente en hombres que en mujeres, y tal y como se especifica en el último informe de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), este tipo de tumor se encuentra entre los 10 más prevalentes en España.

El cáncer de riñón es dos veces más frecuente en hombres que en mujeres y la TC generalmente es el mejor método para su detección

Para su eficaz detección, la Tomografía Computarizada (TC) generalmente es el mejor método (así como también lo es para detectar los tumores de pulmón, hígado o páncreas, entre otros), ya que la imagen que proporciona esta técnica imagenológica permite al médico confirmar la presencia de un tumor, medir su tamaño, identificar su ubicación exacta y determinar al mismo tiempo el alcance que tiene sobre otros tejidos cercanos.

Asimismo, el TAC puede utilizarse no sólo para detectar cáncer en los riñones, sino para detectar si éstos sufren lo siguiente:

  • Tumores u otras lesiones.
  • Obstrucciones tales como cálculos renales.
  • Abscesos (infección e inflamación del tejido del organismo caracterizado por la hinchazón y la acumulación de pus).
  • Enfermedad del riñón poliquístico.
  • Defectos de nacimiento.

¿Cómo prevenir el cáncer de riñón?

Existen algunas pautas que puedes seguir para prevenir el cáncer de riñón, como pueden ser:

  • No fumar, ya que el tabaco representa un porcentaje alto de casos de cáncer de riñón.
  • Llevar una dieta equilibrada: la obesidad y la alta presión arterial también son factores de riesgo para el cáncer de riñón.
  • Evitar la exposición en el lugar de trabajo a sustancias dañinas como puede ser el cadmio y solventes orgánicos.
  • Es recomendable realizar una ecografía abdominal cada cuatro o cinco años a partir de los 40 en aquellos casos con antecedentes familiares de este tipo de cáncer.

¿Qué riesgos existen en una tomografía computarizada de los riñones?

Si te ves identificado con algunas de las siguientes situaciones, es imprescindible que lo notifiques al profesional para evitar riesgos y proceder a la realización del diagnóstico a través de otras técnicas:

  • Si tomas asiduamente ciertos medicamentos para la diabetes, puedes correr el riesgo de desarrollar acidosis metabólica (uno de los trastornos del equilibrio ácido-base)
  • Las personas con alguna enfermedad renal, tienen más probabilidades de tener daños en los riñones tras la exposición a la tintura de contraste propia de una TC.
  • Si eres alérgico o sensible a los medicamentos, las tinturas de contraste, la anestesia local, el yodo o el látex, hazlo saber antes de la realización de una TC.
  • En pacientes embarazadas, las radiaciones de la TC pueden provocar riesgos y efectos negativos en el feto.

Solicítenos la DEMO para conocer sin compromiso el funcionamiento de nuestra plataforma de teleradiología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *