El Dr. José Luis del Cura, Jefe de la Sección de Radiología del Hospital Universitario de Basurto y Presidente de la Sociedad Española de Radiología (SERAM), en esta entrevista concedida a Actualpacs, hace un repaso de sus dos años al mando de la SERAM, así como sobre el nuevo escenario que presentará la aplicación de la nueva Directiva Europea 2013/59/EURATOM y lo que ha supuesto la innovación tecnológica en el sector de la radiología desde que empezó su carrera profesional como radiólogo.

– ¿Por qué se decidió por la especialidad de radiología cuando empezó sus pasos dentro del ámbito médico?

No tenía una vocación definida, en realidad. Había obtenido un excelente número en el MIR y estuve preguntando por posibles especialidades. Había casi decidido ser oftalmólogo cuando un amigo cardiólogo me recomendó encarecidamente la radiología. Decía que era una especialidad con mucho futuro y muy atractiva. Y me la pintó tan bien, que acabé eligiéndola. La verdad es que fue una elección inhabitual pues en aquella época la radiología no la conocía nadie, pues no era lo que conocemos hoy.

– Cuando empezó a trabajar en la radiología, ¿cómo era en aquellos tiempos esta especialidad?

La radiología simple era el 80% de nuestro trabajo, la ecografía y la TC se estaban implantando y se acababa de instalar el primer equipo de RM en España. De hecho, cuando comencé la residencia mi hospital disponía tan solo de un TC primitivo, de marca EMI, que sólo podía explorar la cabeza y tardaba más de un minuto en hacer cada corte.

– Durante los últimos años la radiología ha experimentado un vertiginoso cambio, ¿cuáles han sido los avances más notables en este sector sanitario desde que usted empezó como radiólogo hasta la actualidad?

La radiología ha cambiado de arriba abajo en este tiempo. Yo he tenido que aprender de nuevo la especialidad varias veces, pues cada adelanto tecnológico implicaba un nuevo lenguaje, más campo de actuación y nuevas formas de ver las cosas.

Los cambios se han producido en diversos campos:

  1. Tecnológico. Los avances tecnológicos en estos 30 años han sido impresionantes. Hemos pasado de una radiología basada en observar la sombra que la anatomía dejaba a la luz de los rayos X a poder ver cualquier estructura de la anatomía con la máxima resolución y usando diferentes fuentes de energía para obtener más información. Incluso podemos obtener imágenes funcionales. Y el avance no se detiene. Cada año aparecen nuevos desarrollos tecnológicos que tienen un impacto importante en el cuidado del paciente. La máquina del Dr. McCoy de Star Trek está cada vez más cerca.
  1. Dimensión clínica. La radiología ha pasado de ser considerada una técnica auxiliar, secundaria y subordinada a la exploración clínica, a ser la base del 80% de las decisiones clínicas. El radiólogo es ahora mismo un componente esencial de todos los comités clínicos y su opinión es solicitada diariamente para resolver problemas médicos. En el sentido contrario, el radiólogo tiene cada vez una formación clínica más sólida, que es fundamental para su trabajo. Cada vez nuestros informes se recrean menos en la semiología radiológica y se dirigen más y más a dar información que aborde los problemas clínicos concretos de cada paciente.
  1. Intervención guiada por imagen. El uso de técnicas de imagen radiográficas para guiar procedimientos mínimamente invasivos, estaba cuando yo empecé limitado al territorio vascular y algo al biliar. La introducción de la posibilidad de usar la TC o la ecografía para guiar procedimientos ha abierto un campo enorme para la radiología con un impacto notable en la medicina actual y aplicaciones en casi todas las especialidades de la medicina. Hoy día no se concibe el manejo de los pacientes sin contar con la realización de este tipo de técnicas.
  1. Organización. El aumento de la actividad y la complejidad de la radiología ha hecho imposible abarcar la totalidad de la disciplina a un nivel suficiente. Eso ha hecho que hoy en día todos los centros radiológicos tiendan a organizarse por órganos y sistemas, con súper-especialistas que poseen conocimientos muy avanzados, tanto radiológicos como clínicos, en cada una de las ramas de la radiología moderna.

– El sector de la radiología está viviendo nuevos avances tecnológicos pero, ¿cómo afectan en la práctica profesional? Y, ¿qué puntos considera como más positivos y relevantes para los profesionales de la radiología?

Los sistemas de archivo y gestión digital de las imágenes radiológicas, conocidos como PACS, han tenido un enorme impacto en la forma de trabajar de los radiólogos. Nuestra productividad se ha incrementado, la calidad del trabajo ha mejorado al permitirnos acceder de forma más rápida y eficaz tanto a las imágenes de los estudios como a las anteriores del paciente, o a los informes previos tanto clínicos como radiológicos. Los sistemas de PACS comunitarios, como los que tenemos en la organización en que trabajo, Osakidetza, son un paso más, ya que permite tener una visión completa del paciente y mejorar nuestra aproximación a sus problemas. Hay que tener en cuenta que la radiología consiste en interpretar las imágenes a la luz del contexto clínico del paciente, y que un mismo hallazgo puede ser interpretado de forma diferente si un paciente tiene unos signos u otros o unos antecedentes u otros.

Los sistemas en nube son el final ineludible de este proceso. En un futuro no muy lejano la historia clínica y radiológica dejará de estar gestionada por los proveedores de servicios sanitarios y pasará a pertenecer al paciente. Estará alojada en un servidor y los diversos proveedores sanitarios accederán a ella para consultar datos y para archivar los informes y las imágenes del paciente, de forma que pueda haber una continuidad asistencial sin que importe quién prestó los servicios sanitarios.

– ¿Cuáles son, según su opinión, las necesidades formativas más importantes para los radiólogos?

En primer lugar, las relacionadas con nuestra actividad profesional en el campo de la radiología. Esas son las necesidades obvias y a las que la mayor parte de los radiólogos destinan sus horas de formación. Pero hay otras áreas transversales en las que la formación de los radiólogos es pobre y ello hace que nuestra visibilidad en la Medicina no se corresponda con nuestra importancia. Necesitamos formarnos en gestión, en metodología de la investigación, en crítica de la literatura, en calidad, y adquirir competencias de liderazgo y comunicación.

– ¿Qué opina sobre la nueva Directiva Europea que obligará, desde febrero de 2018, a incorporar la información de Dosis estimada por cada Paciente en sus pruebas Radiológicas realizadas en Europa?

Era una asignatura pendiente. Va en la línea de la tendencia actual de considerar al paciente como alguien mayor de edad y responsable de sus propias decisiones, decisiones que requieren información. Por otra parte nos permite a los médicos ser conscientes de los riesgos asociados a las técnicas que usamos y a estar seguros de que cuando indicamos una exploración los beneficios superan a los riesgos y a los de las alternativas disponibles.

– ¿Cómo valora sus 2 años como presidente de la SERAM? ¿Cómo ha vivido la actividad de la organización?

Como dos años de trabajo duro. He asumido la presidencia en un periodo duro, de crisis. Crisis económica, por una parte, y también de modelos de gestión de la formación, con la introducción progresiva de nuevas regulaciones y autorregulaciones por parte de la industria que nos han obligado a adaptarnos a una situación de disminución de nuestras fuentes tradicionales de financiación. Ello nos ha obligado a hacer un esfuerzo suplementario de gestión y a adaptar nuestras estructuras y gastos a la nueva situación. En el fondo la crisis ha sido un impulso para mejorar nuestra gestión de la sociedad.

Por otra parte, hemos cambiado un tanto el foco de la sociedad y hemos intentado aumentar nuestra influencia en el ámbito de la medicina. Durante estos dos años la Seram ha emitido importante documentos y tomas de posición destinados a marcar las buenas prácticas en nuestro ámbito, documentos que han tenido un impacto relevante. Por otra parte hemos desarrollado una campaña para darnos visibilidad, y nuestra aparición en los medios e incluso la percepción de nuestra existencia por parte de la sociedad, ha crecido enormemente.

Finalmente, hemos centrado nuestros principales esfuerzos en el socio. Hemos desarrollado actividades formativas muy asequibles para que la crisis afecte lo menos posible a la formación de nuestros socios, hemos aumentado la participación de los socios en la toma de decisiones, y hemos incrementado la colaboración con nuestras secciones y filiales, para hacerlas partícipes de la gestión de la SERAM.

Todo ello ha supuesto un trabajo continuo, diario. La verdad es que llego al final de estos dos años un poco desfondado, con ganas de acabar, pero por otra parte muy satisfecho por el trabajo realizado.

 

Guardar

Guardar

Solicítenos la DEMO para conocer sin compromiso el funcionamiento de nuestra plataforma de teleradiología

Un comentario sobre «José Luis del Cura: “La radiología representa el 80% de las decisiones clínicas”»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *